lunes, 17 de enero de 2011

Hallacas de Pollo-Cochino

Hojas congeladas

Guiso de pollo y cochino

Bolas de masa

Lista para cerrar

Cerrando con la parte de arriba primero

Lista la parte de abajo

Cerrando los cantos

Toda cerradita sin sobrantes de los lados

Envuelta en la hoja

Ahora en el papel plateado

Lista en el papel plateado

Bandeja con las hallacas lista para cocinar

Recién cocinada, abriéndola

Lista para comer sobre el plato

Corte

Corte
Quiero contarles que éste sábado hice unas hallaquitas de Pollo-Cochino que me han quedado muy buenas.
Como no probé hallacas en Navidad, las hice ahora aprovechando la visita de unas amigas venezolanas, ya saben no hay ánimos de hacer cosas tan elaboradas cuando son para uno sólo.

La diferencia de ésta vez con las hallacas es que conseguí hojas de plátano congeladas, en una ciudad cerca de donde vivo en un abasto chino, ellos las tienen, que vienen desde Tailandia, en una bolsa plástica vienen creo que dos o tres hojas largas y dobladas, en buen estado. El paquete a 1 euro y de un paquete aprovechandolo bien salen unas 15 hallacas, claro usando sólo un cuadrado para estirar y cerrar, envolvemos con papel plateado luego que cierra bien y nos ahorramos el resto de hojas para la envoltura y el pabilo para amarrar también. Y quedan muy buenas asi.

Pero...en caso de que no consigan las hojas en donde viven, (aunque les aconsejo buscar bien en los abastos chinos, ellos usan mucho esas hojas para sus comidas, vean en las neveras si las tienen congeladas, luego les pongo una foto para que vean como luce el paquete.) pueden usar el método que usé yo antes, de envolver en papel encerado y luego en el plateado si las van a cocinar en agua y si son al vapor pues usen sólo el encerado como nos contó que hizo una de las seguidoras del blog, ella las cocinó en una vaporizadora sólo en el papel encerado y dice que le quedaron super! pero la cosa de envolver en el plateado es que luego se pueden congelar incluso y se conservan bien, sólo que no hay que meterlas en el micro a calentar con ese papel, yo prefiero calentar las hallacas en agua en una ollita.

Bueno éste post será largo porque quiero contarles bien con detalles,  como hice éstas hallaquitas que quedaron tan buenas.! 

Ingredientes:

  •  Harina Pan ( usé 3/4 del paquete de un kilo)
  • Pechugas de pollo ( usé 3 grandes)
  •  Carne de cochino sin grasa de esa blanquita y suave, yo usé unas chuletas  que traen un hueso que aquí se llaman Kotelet, son de carne blanca, suave y cero grasa, le quite el hueso y quedó la carnita solamente, usé dos chuletas grandes de esas.
  • Uvas pasas
  • Vino dulce 
  • Ajo Porro
  • Cebolla
  • Ajo
  • Comino
  • Adobo completo
  • Pimentón ( pimientos)
  • Cubito de caldo de pollo 
  •  Onoto
  • Aceite
  • Sazonador Goya con azafrán
  • Aceitunas rellenas o cortadas en rueditas
  •  Hojas de plátano
  • Papel plateado
  • Puré de tomate ( usé una latica pequeña) 
 Procedimiento:

El día anterior preparé el guiso. Sancoché las pechugas en agua con sal, cebolla, ajo porro y cubito de pollo, le puse uno. Reservé el caldo y corté las pechugas ya frías en cuadritos pequeños, reservando un pedazo para esmechar y usar en la decoración de la hallaca. Luego corte finito cebolla, ajo porro, pimentón, ( ají dulce no tengo si hubiera tenido hubiera sido excelente, pero ya saben uno cocina fuera de su tierra con lo que consigue y puede) ajo, y lo puse a sofreir  en poco aceite, luego limpie las chuletas, le quité el hueso, las dejé sólo la pulpa de carne, como éstas chuletas belgas, Kotelet, son gruesas, las corté a lo largo en dos y procedí a cortar en cuadritos la carne, esa carne la sofreí con todo los aliños que corté antes, le agregué adobo, comino, ajo en polvo,y la fuí cocinando en una sartén poco a poco, cuanto estuvo lista, agregué el pollo ya cocido y cortado en cuadritos, uní todo bien, y agregué un poco del caldo de pollo para suavizar el sofrito, le puse una latica pequeña de puré de tomate para darle color e incluso un poco del sazonador goya con azafrán para colorear también. Cuando estuvo listo, lo apagué cuidando de que no quedara muy seco. Lo dejé enfriar y lo guardé en un envase en la nevera bien cerrado para el otro día.

Al día siguiente,  me dispuse con las hojas, las saqué del congelador, abrí el paquete, deje afuera las hojas congeladas pero sin abrirlas, para no romperlas, esperé que se descongelaran bien, y luego las fuí abriendo con mucho cuidado, en las partes del doblez estaban ya medio rotas como es natural entonces fuí cortando por allí los cuadrados, con una tijera, pero no le quité la vaina lateral para no romperlas al limpiarlas o quemarlas., eso lo dejé para el final. Luego con un trapo húmedo, fuí limpiandolas bien ya que venían como con un polvillo blanco, las limpié bien por los dos lados, las sequé con un paño bien limpio, y las reservé, me salieron unos 15 pedazos buenos, y unos dos o tres larguitos que me iban a servir para unir con los otros en caso de rotura de algún cuadrado.

Luego en un budare, de esos de hacer cachapas de teflón, ( mi cocina es eléctrica asi que no puedo usar el fuego de la hornilla para quemar las hojas)  lo puse en la hornilla y fuí tomando cada cuadrado y poniendolo sobre el budare caliente sin soltarlo, sino pasandolo por encima pero que tocara el budare, asi pude ver que la hoja iba soltando un aceitico que es el que le da suavidad a la hoja al doblarla y le confiere el sabor de hoja a la hallaca una vez en ella.
Eso hice con todos los pedazos, los pasé por los dos lados.
Luego de eso, les corté las vainas a cada cuadrado con la tijera.

Después con el caldo de pollo del día anterior que reservé de cocinar las pechugas del guiso, lo dejé entibiar un poco, y asi tibio poder usarlo para amasar la harina, luego le agregué a ese caldo dos sobres de Sazonador Goya con azafrán, pueden usar en su defecto, azafrán en polvo o ponerle un poco del onoto en polvo disuelto en aceite para darle color amarillo a la masa . Usé unas 3/4 partes del paquete para unas 15 hallacas de tamaño mediano, y con el caldo tibiecito, fuí amasando bien la harina, de modo que quedase suave,verifique la sal  y  agregué un poco de azúcar ya que a mí siempre me han gustado las masas de harina pan con un toque dulzón, luego  procedí a hacer las bolas de masa, una para cada hallaca y las coloqué en una bandeja.

Ya con todo dispuesto en la mesa, el guiso, los adornos ( cebollas cortadas en rueditas, aceitunas, pasitas remojadas en vino dulce, esto es importante, las tenía en un platico hondo metidas en vino dulce) pimentón cortado en tiritas finas, el pollo esmechadito el que reservé para decorar, lo esmeché en tiritas largas) y las hojas, puse un poco de onoto en polvo a disolver en aceite de maiz,  en una ollita al fuego bajo, ésto con el fin de engrasar las hojas con él antes de extender la masa y mojarme los dedos allí para ir extendiendo la masa.

Luego tomé cada cuadrado,  de modo que las líneas de las hojas quedaran horizontales no verticales, para que no se rompa la hoja al cerrarla, la hoja se coloca por la parte lisa, esa es la que se engrasa,  entonces con una servilleta de cocina, fui engrasando la hoja, tome la bolita , la aplasté con los dedos onotados, y asi la fuí entendiendo en forma circular sobre la hoja, no muy gruesa, pero tampoco muy fina, pero más fina que gruesa, cuidando de que quedara lisita, ( me disculpan los detalles aquellos que los saben, pero es que quiero dejarles todo bien explicadito para los que no los saben)  luego tomé con una cuchara un poco de guiso, colocándolo en el centro, y fuí colocando los adornos encima, una aceituna, una o dos tiritas de pollo esmechado, ahhh se me olvidaba...el pimentón de adornar, lo corté en tiritas lo enceité un poquito y lo puse en el horno antes, asi quedo suavecito y cocinadito un poco,  pusé  una tirita de pimentón, unas pasitas, unas 4 o algo asi, y luego de poner todos los adornos, puse un chorrito del vino de las pasas sobre el guiso, pero apenas una chorreadita, para darle gusto ;-).

Entonces viene el cerrado de la hallaca para que quede perfecta casi, jeje, con la parte de arriba de la hoja, cierro y despego luego la masa con cuidado de la hoja de modo que caiga sobre el guiso, abro de nuevo la hoja ( verán las fotos) y hago lo mismo con la parte de abajo, con los cantos de los extremos igual, cierro y despego, cuidando de que quede como un regalito bien envuelta, como un paquetico,( yo prefiero que queden asi bien presentadas que cuando le cuelgan trozos de masa de los lados)  cerrando bien con los dedos onotados cualquier huequito que tienda a abrirse en la masa, ya saben estirando asi con los dedos, cuando la tengo asi toda cuadradita y cerradita, procedo a cerrar entonces la hoja de arriba, la de abajo, doblo los lados para abajo cada lado, y queda cerrada asi en la hoja, entonces debo tener previamente cortados el papel de aluminio en cuadrados, monto la hallaca asi cerradita en su hoja sobre el cuadrado de papel de aluminio y la cierro bien doblandole bien los extremos enrrollandoselos un poquito de modo que quede bien cerradita.
Asi van haciendo con cada una. (Si no tienen hojas, pueden usar como les dije el otro método del papel encerado y el plateado, nunca extiendan la masa sobre plateado, el plateado es sólo para envolver o proteger, si no tienen hoja es preferible que usen el encerado grueso como yo les expliqué en otro post,  el encerado también lo onotan con el aceitico, y luego lo envuelven en el plateado, bueno eso ya lo saben pero lo repito).

Luego ponen agua en una olla a hervir y cuando hierva van colocando las hallacas que les quepan, yo puse 4 por vez en la olla que usé que no era super grande, y asi paraditas, las dejan cocinarse, yo las dejé unos 40 mtos, cuidando de que no seque el agua para que no se queme el papel plateado, aunque él tenderá a oscurecerse un poquito como es natural por el calor.

Luego las sacan y las dejan escurrir en el fregadero paraditas, después las abren, les quitan el papel plateado, y las abren con su hoja sobre el plato como verán en mis fotos, no les puedo explicar la emoción que sentí al ver una hallaquita abierta sobre la hoja de plátano, soltando esa aguita verde de la hoja y ese olor a verdadera hallaca venezolana, esa emoción la conoce sólo el que está fuera de la Patria y tiene que ingeniarselas para preparar y comer un plato nuestro lo más parecido posible a como lo hicieramos en nuestro país.

Bueno, espero no haberles mareado con tanta explicación y detalle, paso a dejarles una foto de algunos detalles, y de las hallacas por supuesto que han sido un éxito dicho por mis amigas venezolanas que no pudieron comerse una hallaquita en Navidad, y que almorzaron con nosotros ayer comida criollita, hice caraotas con arroz y quesito blanco rallado, hallacas, ensalada de papas con ajo porro, cebolla, huevos y salsa de mayonesa al  alioli, cachitos venezolanos y una torta de pan con higos super deliciosa, de la que pondré fotos y receta.  

3 comentarios:

Rumiana dijo...

GUAO, te han quedado maravillosas y de verdad que nunca había visto una explicación tan sencilla y bien explicada de como hacer una hallaca!!!
Te digo que para la navidad que viene no me lo voy a pensar tanto, de verdad las voy a hacer, excelente explicación!!!

Rumiana
http://gastronomialosnaranjos.blogspot.com/

Kanaima dijo...

Gracias Rumiana, todo es cuestión de paciencia y verás como no es complicado hacer las hallacas.
Un besote!

MissMercury dijo...

las hojas de platano congeladas vienen ahumadas? sirven bien para hallacas? yo consegui unas en un mercado chino aqui en paris y me siento tentada a hacer hallacas pero no se si las hojas ya vienen ahumadas o habria q ahumarlas??

gracias :D